El Portal del Gran Sextil del 29 de Julio 2013.

merkabah

El Lunes, 29 de julio, 2013, se produce una configuración de aspectos muy poderosa  en el cielo que no es muy frecuente. El Gran Trígono de agua que tenemos ya desde hace unos días entre Jupiter-Lilith-Marte en Cáncer, Saturno en Escorpio y Neptuno en Piscis se une a otro Gran Trígono de Tierra entre Plutón en Capricornio, Venus en Virgo y Luna en Tauro formando así una estrella de David  o Gran Sextil, donde seis planetas están conectados entre ellos por aspectos de 60 grados.

 

Como generalmente  en astrología  no hay nada inherentemente bueno o malo,  esta configuración,  no es siempre agradable. En el pasado hubo algún Gran sextil considerado “estrella de guerra”  porque, dependiendo de los astros que forman la configuración, su influencia puede iniciar o acelerar un proceso de cambio global y personal importante, que,  según el criterio humano y con una visión a corto plazo,  no es  necesariamente siempre  placentero. Aun así  podemos usar la Estrella como una Estrella de Luz si la usamos conscientemente aprovechando la energía planetaria del momento y elevando sus manifestaciones más complicadas. Cada una de estas configuraciones es un portal, es una oportunidad para crecer y como cualquier tránsito podemos usarlo de una forma constructiva o simplemente ser veletas al viento de las influencias cósmicas. He aquí lo más importante de esta  estrella: el poder de Manifestación o Co-creación.

 

Agua y Tierra, el fluido mundo espiritual, también emocional, se conecta con el mundo aparente, material, para formar una mágica estrella de seis puntas, que en la mayoría de las tradiciones espirituales y esotéricas tiene un gran significado. Sin entrar en detalles, sí puedo decir que lo que representa  esta figura geométrica entre otras cosas  es la conexión entre los chacras superiores e inferiores a través del centro del corazón, la integración del cielo y de la tierra,  representa también el famoso “como es arriba es abajo” de las tradiciones herméticas, y el mándala de Vajra Yoguini de los tibetanos que representa la fuente de todos los fenómenos. También podemos conectar  la configuración con Merkaba, en hebreo antiguo  “carroza” o “vehículo”, símbolo ocultista que representa la ascensión y la conexión entre luz, espíritu y cuerpo.

 

En pocas palabras, tenemos en el espacio una configuración hermosa que une el cielo con la tierra, que nos permite manifestar (Tierra) lo que deseamos (Agua). Durante este último mes el trabajo fue conectar con nuestros sentimientos, conectar con lo que estaba reprimido, averiguar qué es lo que realmente deseamos. Ahora con el Grán Trigono de Tierra añadido es el momento de ser Co- Creadores. Nuestra mente es la Matriz  de lo que se manifiesta. El agua nos ha purificado, ha arrastrado lo que no era esencial para nuestro progreso devolviéndolo al mar de la consciencia infinita. Hemos podido disolver (y todavía podemos) emociones, situaciones, dolores…y ahora es el momento de Manifestar aprovechando los planetas en Tierra que se han añadido a esta configuración: Plutón con su capacidad de transmutación, de renacer como un fénix desde las cenizas, Venus en Virgo con su capacidad de ser completa en sí misma, y la Luna en Tauro, generadora de abundancia y prosperidad.

 

Hoy, domingo, el día antes de la alineación podemos meditar en que es lo que queremos manifestar. El Deseo es lo que hace girar el ciclo de la existencia;  el problema empieza  cuando estos deseos son meros impulsos inconscientes. El Mago o el Yogui utilizan el poder del Deseo para crear una manifestación consciente, un mándala o entorno harmónico en el cual incluso los menos despiertos pueden beneficiarse de su influencia positiva. En su aspecto más positivo, el deseo se transforma en Bodhicitta, la mente despierta que aspira a la iluminación. Lo que me gusta mucho de los meditadores del Vajrayana Tibetano es que siempre y siempre, en todo lo que hacen tienen en mente este Deseo del Despertar para el bien de todos los seres vivos. Es como un escudo protector  diseñado para que mantengamos las cosas en perspectiva y no nos perdamos en nuestro pequeño ego auto absorbido y su mundo sólido carente de divinidad y misterio. Creo que para aprovechar este Gran Sextil de una forma plena podemos incluir en lo que elegimos manifestar esa antigua formula tibetana: “Qué todo esto  que quiero sea para el bien de todos los seres vivos, pueda lo que manifiesto  aportarles Luz, Despertar, Felicidad y aliviar su sufrimiento”.  Es el sello mágico protector.

 

Podemos pensar en lo que queremos realmente, que deseamos, que queremos ser, que queremos aportar al mundo, que queremos dar,  que  es nuestra vocación,  que queremos recibir, que queremos obtener…para así  mañana, quizás con un pequeño ritual, sellarlo y lanzarlo al universo como una plegaria de luz.

Copyright©Margit Glassel

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo.es

 

Leave a comment