Gran Trígono entre Venus, Lilith y Quirón.

Caotica AnaVenus en Escorpio forma un trígono con Quirón en Piscis y con Lilith en Cáncer. La influencia de esta configuración se notará durante  unos tres días aunque, si aprovechamos la energía, el fruto y efecto a largo plazo será una mayor integración emocional.

Nuestra Diosa del Amor recibe vibraciones positivas de Quirón, el Chamán y de Lilith,  la Primera Mujer de la mitología hebrea, aunque su historia como bien sabemos no terminó con un final feliz en esa cultura. Lilith, como arquetipo, es más antigua incluso que esta historia. Es tan antigua que las palabras se quedan cortas para describir lo que realmente significa. Es un aspecto de lo femenino que ya no se puede frenar, que viene pisando fuerte y que ha sido reprimido y machacado durante siglos y siglos. Ahora vuelve, se ve simbólicamente con frases como la de esta foto que me hizo mucha gracia: “Somos las nietas de las brujas que no conseguisteis quemar”. También con las “mujeres que corren con los lobos”  para nombrar unas pocas. Es la fuerza que en la película “Caótica Ana” de Julio Medem lleva a la protagonista a unas experiencias sorprendentes.Os dejo un enlace a un vídeo en  youtube con una escena de esta película excelente: http://www.youtube.com/watch?v=HciIPrtCtC0&list=TL1WpSK-eWCM0

Lilith es la sexualidad sagrada, es la Shakti que en algún momento fue demonizada por el colectivo y que está furiosa. Es lo Femenino, salvaje e indómito, que ahora en Cáncer puede nutrirnos si le perdemos el miedo. Venus, Quirón y Lilith abrazados en un hermoso Gran Trígono de agua: ¡Qué fluyan los sentimientos! ¡Qué no nos dé miedo  sentir plenamente incluso los gritos más rechazados, las lágrimas más milenarias  de nuestro cuerpo emocional! Para sanar, el primer paso es sentir lo que se ha acumulado en nuestro cuerpo y alma de una forma inconsciente para volver a traerlo a la luz del día, a la luz de la consciencia. En nuestras células  seguramente nos encontramos con rabia y dolor. Podemos pensar que si liberamos nuestro propio dolor, nuestra propia rabia, quitamos peso al dolor del mundo. La mayoría de las religiones patriarcales han restado poder al cuerpo y a su sabiduría inherente. Es hora de reclamarla y confiar en que nuestro cuerpo no es  solo el templo del alma, sino también la manifestación bella y sagrada del Ser. Es hora de ver que el cuerpo y el espíritu son uno y que el cuerpo-espíritu es luz y energía. Nuestro cuerpo es luz, es millones de células, átomos, energía en movimiento. Por esto los antiguos Yoguis y Yoguinis hablaban del Cuerpo de Arco Iris.  A veces se habla de  Quirón como  el Puente del Arco Iris, entre otras cosas porque sus tránsitos bien aprovechados pueden  llevarnos a este estado  de consciencia si permitimos que nuestro ser sane en lo profundo.

Esta sanación profunda me recuerda a lo que dice el  poema de una Dakini, o Mujer Despierta de Sabiduría Profunda, llamada Niguma  que pertenece  a  la tradición de los meditador@s tibetan@s:

“Arremolinados por las corrientes del océano del Samsara,

Están los innumerables pensamientos de amor y odio.

En cuanto te das cuenta de que no tienen naturaleza propia,

Entonces, hijo mío, el mundo entero es de oro.

Si meditamos, como una ilusión,

Que todas las cosas son como una ilusión,

La verdadera Budeidad, como una ilusión,

Se manifiesta gracias a la devoción.”

 

El poema es extraído del Libro “Como una ilusión”. ( Copyright© Chabsöl)

 

Copyright©Margit Glassel.

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo.es

% Comentarios (5)

Qué buen escrito, gracias por aportarnos tanta claridad y belleza, que hacía falta en la astrología.

Muchas gracias, Mercedes. Es un placer escribir para vosotr@s. Un abrazo, Margit.

Muchas gracias.

Qué maravilla tus escritos Margit. Mágico y encantador. Sabiduría que proviene de profundidades impensadas, desconocidas. Gracias por tus compartires! Un abrazo grande.

Muchas gracias, Carolina.Un abrazo

Leave a comment