Lilith en oposición a Venus

LilithVenus en Capricornio en oposición exacta con  la Luna Negra Lilith en Cáncer. La influencia se puede sentir durante unos tres días. Júpiter, en modo retrogrado, se está acercando a Lilith de nuevo, su conjunción será exacta el 1 de diciembre. Lilith está activa, ha venido desde su desierto para enseñarnos nuestras emociones reprimidas y lo que podríamos denominar la “ira femenina”. La oposición con Venus en Capricornio nos obliga a trabajar con esta energía en nuestras relaciones sin proyectarla hacia fuera. En nuestra cultura la Diosa Oscura ha sido negada y las emociones de furia siempre han creado un terror muy grande en los hombres. ¿Qué es más terrible para un chico que una novia enfurecida, irracional e histérica? Si hablas con ellos, es lo que menos saben manejar, prefieren mil veces cualquier cosa, que nos puede parecer muy peligrosa,  a tener que  enfrentarse a una mujer encolerizada. Los hay que se ríen( por  no llorar), aquellos que salen corriendo, los que se encierran en su casa y  descuelgan el teléfono, o los que, siguiendo el anuncio televisivo de las compresas, van valientemente al encuentro de la fiera armados de barritas de chocolate. Aún así somos afortunadas en el siglo XXI: en la edad media te quemaban, alegando posesión demoníaca, y en el siglo XIX te mandaban a la habitación a descansar los nervios, si no te encerraban directamente en un sanatorio (= psiquiátrico de la época). En pocas palabras, siempre ha sido mal visto que una mujer se enfadara mientras que en el hombre la ira no era tan criticada: ellos tenían que matar en las guerras, siempre era necesario el rápido acceso a la furia asesina.

Ahora Lilith ha vuelto, está por todas partes, reclama desde hace ya tiempo su derecho a ser. Es hora de liberar la ira femenina de una forma ritual, segura, para poder desbloquear nuestra creatividad y poder personal. Lilith es la sexualidad, el poder y la auto-afirmación. No es una energía fácil, hay que saber manejarla, pero si la reprimimos se convierte en furia, en oscuridad destructora. En la mitología se convirtió en una demonia devoradora de niños. Para mí eso simboliza que, si excluimos Lilith,  destruye nuestra creatividad, nos vuelve estériles, sin frutos. Al igual que la decimotercera Hada, que en el cuento de la bella durmiente,  fue excluida de la fiesta, se convierte en una maldición: la maldición de no estar despierta ante todo lo que somos. Es hora de despertar del ensueño de las  Bellas Durmientes y recuperar la Diosa perdida.

27/11/2013

Copyright©Margit Glassel

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo.es

 

Leave a comment