Sol en Acuario

neo-bullet-stop Tiempos de Acuario.

We are the future. Nosotros somos el futuro.

Después de aventurarse el mensajero de los dioses, Mercurio, en este interesante signo, ahora tenemos también el Sol transitando por Acuario (desde el 20 de enero hasta el 18 de febrero 2014). Como he explicado en mi nota sobre el tránsito de Mercurio, Acuario es un signo complicado, por estar co-gobernado por dos planetas muy distintos: Saturno, su regente tradicional y Urano, el regente moderno. Si miramos al personaje que representa  este signo vemos al aguador;  por esto muchos piensan que es un signo de agua cuando en realidad es de aire. Lo  que podemos percibir  como dos olas, el símbolo de acuario,  en realidad son ondas que viajan por el aire, estas ondas que nos conectan a todos gracias a los inventos de este siglo y del pasado. Así que Acuario es lo impensado, es el futuro de todas las cosas, la inspiración repentina que nos hace avanzar, el eureka  del genio loco, es lo que nos arranca de nuestro status quo y de nuestras rutinas.  Si durante toda nuestra vida hemos pensado que un cierto rasgo de nuestra personalidad es negativo, Sol en Acuario, arroja una luz totalmente nueva  sobre esa parte de nosotros  y nos ayuda, con gran sorpresa y maravilla, a descubrir su origen, su tesoro oculto, y su posible uso para avanzar. Del mismo modo pone en peligro nuestro apego obstinado  a nuestras virtudes ficticias, que en realidad solo son estructuras defensivas para no confrontarnos con la realidad de nuestra cruda humanidad, virtudes que quizás nos acunen en un hipnótico sueño  de espiritualidad falsa en la cual solo perdemos nuestra verdadera esencia en ritos vacíos para protegernos de emociones que nos inspiran terror y que no sabemos cómo manejar.  Sol en Acuario es Iluminación, pero no es nada emocional, es como un científico que descubre y analiza un nuevo paradigma para ascender a un nuevo nivel de experimentación. Simplemente. Urano es el planeta del despertar, se compara con Prometeo, el titán que entregó el fuego a la humanidad y como consecuencia fue castigado por los dioses. Me resuena a la caída del paraíso, pero esto es otro tema para otra nota. Lo que deduzco es que el despertar a lo que realmente somos tiene un precio, no está ausente de sufrimiento, y aquí nos encontramos con la misión acuariana por excelencia: encarnar (Saturno) lo que somos en esencia, espíritu (Urano). Antes de podernos disolver en lo infinito de Piscis, en Acuario tenemos que descubrir nuestra individualidad, sin tapujos, y ofrecer su salvaje belleza para que sea útil al grupo, a la comunidad que es otro de los grandes temas de Acuario: la humanidad, la fraternidad, el bien de todo lo que existe.

Uno de los peligros del tránsito del Sol por Acuario es simplemente evadirnos, disociarnos, atraparnos en un pseudo paraíso mental, renegar del gran Yin de las emociones y de la tierra, atraparnos como un Dios del Cielo, como un científico loco, como alguien que solo vive una realidad virtual, sin poder sentir la verdad del cuerpo, la verdad del alma y diseccionar todo lo imperfecto, destruirlo, porque nuestro anhelo es la perfección de un universo esterilizado, donde solo existe la felicidad a expensas de la totalidad, de  ser profundamente humano.

Con Sol en Acuario podemos despertar de nuestra Matrix pero tenemos que estar dispuestos a dar el salto.

Bienvenidos al futuro.

Copyright©Margit Glassel

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo. es

Leave a comment