Luna roja, eclipse lunar total

Luna de sangre“Luna de Sangre “o “Luna Roja” es como se ha llamado el poderoso eclipse lunar total que se produce el 15 de abril 2014, con la Luna a 25°16 grados de Libra y el Sol a 25°16 grados. Es el primero de un ciclo de cuatro, o tétrada, de eclipses lunares totales. Para que esta oposición no la veamos simplemente como una Luna Llena es necesario que  Luna y Sol estén en conjunción con el eje de los nodos lunares. Siempre y cuando entren los nodos en juego, las configuraciones abren la puerta a una dimensión mayor de la existencia. A parte del espectáculo aterrador que debe de haber sido para nuestros antepasados ver como una gran sombra se traga a la Luna, o al Sol, creo que ésta es la razón por la cual sentimos instintivamente que los eclipses vibran con lo que llamamos “destino” o de una forma más moderna “karma”. Es un encuentro con la oportunidad de forjar nuestro porvenir, volvernos conscientes de algo que quizás habite en nosotros desde hace siglos, algo con lo que lidiamos reencarnación tras reencarnación. De vez en cuando, en el momento de los eclipses, se oscurece  nuestra identidad emocional (eclipses de luna) o nuestra identidad consciente (eclipses de sol) por unos instantes,  y desde la profundidad del inconsciente sin límite espacio -temporal, puede surgir, si los dioses nos son propicios, una gran comprensión.  Muchas veces implica un sacrificio, algo que tenemos que entregar a cambio, quizás nuestra antigua forma de ser o ciertas circunstancias que  ya no son sostenibles. Podemos buscar un sustituto; nuestros antepasados solían hacer todo tipo de cosas para protegerse del poder de los eclipses, de las cuales las más inocentes eran tapar las reservas de agua y comida, no salir de casa o romper un jarro para que de esta forma el eclipse no “rompiese” algo de su vida y no los sacará a ellos de su zona de confort. Con esta Luna de Sangre, el sacrifico tiene que ser interior, estamos viviendo épocas de cambio, de crecimiento acelerado, y los antiguos ritos con sus chivos expiatorios se han quedado cortos, del mismo modo que hoy en día utilizamos el correos electrónico en lugar de  enviar  mensajes  a través de un mensajero a caballo.

El hecho de que el eclipse  se produzca con la Luna en Libra y el Sol en Aries, mientras el nodo norte se encuentra en Libra y el nodo sur en Aries, significa que la energía se expresará en el área de las relaciones interpersonales, donde el desafío  será encontrar el necesario equilibrio entre auto-afirmarse y adaptarse a las necesidades ajenas,  amarse uno mismo y amar a los demás de una forma sana, y entre Guerra y Paz. Marte retrógrado en el signo de la Balanza, a punto de unirse como pieza de encaje final a la Gran Cruz Cardinal, es el motor de esta hazaña. Marte, el Guerrero, tan rechazado en nuestros tiempos, donde se ensalzan los valores de la  civilización y no de la guerra, es la pieza clave. De hecho, el eclipse viste de su color, rojo sangre. Es retrógrado, lo que significa interiorizado, accesible si miramos para dentro. Ahora está suave porque en Libra tiene que rendirse, aunque sea a regañadientes, ante la reina de este signo, Venus  y el afán  de ella de unir, de mediar, de suavizar donde Marte quiere sacar su hacha. Este eclipse puede ayudarnos a comprender el arquetipo de Marte de una forma nueva, y armonizar su energía en nuestro interior. Si vivimos Marte de una forma sana, solo entonces habrá paz. Asertividad, acción, valentía son las actitudes de un marte positivo. Es el chakra base, el chakra  rojo, sanado y vibrante. Es la danza de guerrero, es de donde surge nuestro júbilo, nuestra fuerza vital y nuestro poder de supervivencia. Es la fuerza que nos protege mientras caminamos para llegar a la totalidad de lo que podemos ser.

El eclipse es la puerta de entrada a la Gran Cruz, y la puerta de salida es el  eclipse solar del 29 de abril, cuando Sol y Luna se conjuntan en Tauro, signo de tierra y de “aterrizaje”, de estabilidad y materialización.

Generalmente se considera que los efectos de un eclipse lunar duran hasta el siguiente, es decir unos seis meses, aunque el hecho de que el eclipse del  15 de abril sea cardinal significa que el efecto es rápido, acelerado y que pronto podemos ver resultados. El hecho de que la Luna esté conjunta al nodo norte significa que entra energía nueva, que podemos descubrir nuevas formas de relacionarnos con nosotros  mismos y con los demás. Atrás se tiene que quedar nuestro egoísmo,  nuestra violencia malsana y la agresividad instrumental (nodo sur conjunto a Sol en Aries) para dar pie a relaciones más justas y equilibradas, que incluyen   la racionalidad y las estrategias cognitivas (Libra pertenece  al  elemento aire)  como herramientas,  para así poder enterrar el hacha de guerra perteneciente a otros tiempos y, por fin,  vivir nuestras relaciones kármicas de una forma más creativa.

El símbolo sabiano según M.E. Jones de 26 grados de Aries es “un hombre que posee más dones de los que puede sostener” y el de 26 grados de Libra es “un águila y una gran paloma blanca que se convierten la una en la otra”.

Para mí, esto significa que el aprendizaje que marca este eclipse lunar es aprender a ser nosotros mismos (Sol en Aries) para así poder repartir los dones y regalos que nuestra alma tiene y que son tantos que uno solo no los puede sostener. Por la parte que toca a Luna en Libra, es unir la fuerza, la perspectiva y el valor, simbolizado por el águila con las cualidades que representa la paloma que son la paz, la suavidad y lo femenino. Al tratarse de dos pájaros,se  recalca el elemento aire, el volar, el espacio, ser un poco “Skydancer”, es decir alguien que sabe unir el espacio con la forma o, para expresarlo de un modo más sencillo y no tan metafísico, alguien que deja espacio, que sabe desapegarse de la aparente realidad de sus pensamientos y emociones, y que sabe ser libre de las ataduras de los condicionamientos de su mente y de sus patrones.

Copyright©Margit Glassel

14/04/2014

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo.es

Leave a comment