Venus en Aries, nuevas posibilidades de expresión de lo femenino.

Venus en AriesVenus en Aries (3 mayo – 29 mayo 2014).

Mientras el Sol y Mercurio ya se encuentran en Tauro,  signo gobernado por Venus,  dándonos cierta paz y estabilidad, la Diosa del Amor se ha aventurado  a  Aries, después de estar en el compasivo signo de Piscis desde el cual nos brindó la oportunidad de tratar con amor y empatía las batallas de la Gran Cruz de abril. Ahora ella viste su traje de guerrera y se transforma en una Amazona o si queremos sintonizarnos más con los arquetipos del norte de Europa en una espléndida Valkiria. Tradicionalmente, se considera Venus mal situada en Aries, por ser este un signo combativo, auto-afirmativo y antagónico con el deseo de afiliación y unión que encontramos más en la energía venusina. Incluso, en la edad media, si una mujer tenía Venus  en Aries, o muchos planetas personales en  este signo, el astrólogo  a menudo desaconsejaría desposarla, por poco sumisa y no muy obediente. Afortunadamente, los tiempos han cambiado y la astrología cada vez es más liberadora que limitante, ayudándonos a aceptarnos como somos y a evolucionar usando nuestra carta astral como un mapa de navegación en lugar de una limitante descripción solidificada. Venus en Aries es una oportunidad, sobre todo para las mujeres, de conectar con una fuerza primigenia que necesitamos para sobrevivir en un mundo complicado y  que se nos manifiesta a veces como hostil debido al condicionamiento de nuestra visión kármica que experimentamos. Venus en Aries es el coraje de ser la posibilidad más elevada de  nosotros mismos, sobre todo en las relaciones, de ser capaces de protegernos cuando es necesario y de irnos cuando pisan nuestra dignidad como ser humano. Muchas veces, por la dependencia emocional, el apego, el afán de paz y armonía a toda costa o miedo al rechazo, vendemos nuestra posible libertad como mujeres del siglo veintiuno. Durante las próximas tres semanas Venus se manifiesta en su forma más antigua, que incluye su aspecto airado, la Diosa de las Batallas. Si nos despistamos y no somos conscientes, esto puede generar mucho conflicto en las relaciones interpersonales, impulsividad en temas financieros, irritación y poca paciencia y una tendencia egocéntrica de solo pensar en el propio placer o también una creatividad feroz. Venus  en su viaje por Aries  activa de nuevo los planetas implicados en la Gran Cruz Cardinal, aunque ésta ya se está  disolviendo y no es tan exacta,  pero aun así, Venus nos hace revivir brevemente la energía básica de la Cruz pero desde un enfoque distinto. Es como si está vez es la Diosa la que  insufla su energía de fuego en los Titanes de la Gran Cruz. Es femenina, es noble, es sabia y como toda Valkiria dispuesta a llevar a los que han caído en batalla al Valhalla. La Diosa nos brinda una nueva oportunidad de trabajar de una forma más elevada con estas energías cósmicas:

El día 11 estará en oposición con Marte retrogrado en Libra:

Ella en el signo de él, y él en el signo de ella. ¿Qué tendrán que aprender el uno del otro? ¿Cuándo hay que ceder y cuando hay que ser asertivo? La química y el deseo pasional en las relaciones sí son importantes, pero también lo es la complicidad y la capacidad de comprender el alma del otro, y ser justos.

El día 14 estará en cuadratura con Plutón en Capricornio:

Su encuentro tenso con el  fascinante  Dios del Inframundo nos dará la oportunidad de transformar ciertos enganches pasionales y recuperar nuestro propio poder. Su encuentro con Plutón entonces nos habrá enriquecido: el verdadero tesoro (Plutón en griego significa tesoro/riqueza)se esconde en nuestro interior. Si sabemos esto podremos amar con intensidad y pasión, pero si no lo  sabemos de una forma “visceral”, solo comprenderlo con la cabeza, intelectualmente, no sirve con Plutón  y entonces es posible que nos abduce a sus mazmorras,  al igual que Hades en el mito abdujo a Perséfone a su oscuro reino.

El día 16  (a la 1.54 am en España) estará en conjunción con Urano en Aries a 14° 49 grados:

Este es el punto álgido del tránsito de Venus por Aries. Una explosiva liberación de cadenas milenarias personales. Me recuerda al nacimiento de Atenea que salió entera y plenamente armada de la cabeza de Zeus después de que éste se tragase a su madre. Ni Ares (=Marte) pudo vencerla en combate. Os dejo con la imagen, habla por sí sola.

El día 18 estará en cuadratura con Júpiter en Cáncer:

Los valores tradicionales, la familia, y sobre todo la exageración de nuestros sentimientos y el hacer de madre cuando y con quienes no corresponde, nos puede quitar coraje, autonomía y capacidad para responsabilizarnos de nosotros mismos, alegando obligaciones y deberes que nos “atan”.  Podemos servir mucho mejor a nuestros seres queridos, si somos independientes y libres de nuestras prisiones mentales y emocionales.

Quiero compartir con vosotros un arquetipo moderno de Venus en Aries, recurriendo a la serie de Vikings. Soy fan incondicional de Lagertha, mujer guerrera,  que no ha dejado de sorprenderme a lo largo de las dos temporadas por su nobleza, fortaleza de carácter, conexión con los dioses, y lealtad con los suyos. Ella encarna a la perfección como percibo  a Venus en Aries en su aspecto más elevado. Es sumamente inspirador ver más formas de expresión de la energía de Venus y un gran ejemplo  de una mujer en la que se unen a la perfección las cualidades femeninas y masculinas. En un nivel personal, para hombres y mujeres, este tránsito permite explorar nuevas posibilidades de la expresión de lo femenino, más auténticas y apropiadas para nosotr@s.

Copyright©Margit Glassel

5 de mayo, 2014


Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo.es

 

 

 

 

Leave a comment