Luna en Escorpio y Yod de Saturno, Venus y Urano.

saturno

Hoy la Luna en su paseo por Escorpio ha activado a Saturno que en estos momentos se encuentra como punto focal de otro Yod, o dedo de dios, configuración de la que os hablé en mi última nota. Saturno está en quincuncio con Venus en Geminis todavía hoy,  además de quedarse enredado  también en otro quincuncio con Urano en Aries durante las próximas semanas. La luna activó este aspecto esta madrugada  al conjuntarse con Saturno; la lectura que saco es la siguiente:

La Luna en Escorpio necesita no huir de la sombra, enfrentar nuestros aspectos más oscuros para así poder crear intimidad sin miedo. Primero con nosotros mismos; esto es precisamente el mensaje de esta conjunción con Saturno en Escorpio: hay que profundizar en uno mismo antes de poder abrazar la complejidad de otro ser humano. Es posible que se asomen durante el día de hoy facetas de nosotros que no nos gustan pero que reclaman nuestra atención. Creamos un círculo sagrado seguro (Saturno) para permitir que esta energía se manifieste, le damos forma visualizandola. ¿Cómo es? ¿Qué aspecto tiene? La invitamos a tomar asiento delante de nosotros y le hacemos dos preguntas: ¿Qué quieres? Escribimos la respuesta. Luego ¿Qué necesitas? No necesariamente las dos respuestas nos piden lo mismo. Es posible que nos llevemos una sorpresa. Es bueno escribir las respuestas porque así las materializamos, cosa que a Saturno le encanta ya que es un arquetipo constructor y realista. Simplemente por escuchar estas partes nuestras demonizadas se inicia un proceso de sanación. Os recuerdo que Saturno está al mismo tiempo en trígono con Quiron, aspecto muy favorable para este tipo de trabajo sanador. La influencia del trígono está con nosotros desde el 30 de mayo hasta el 18 de agosto.

Si queréis saber más sobre esta técnica os recomiendo el siguiente libro ” Alimentando tus Demonios”  de Tsultrim Allione ; está basado en un ritual ancestral tibetano llamado Chöd y adaptado para los meditadores de nuestros tiempos.

Obviamente, Venus está en el mix y esto implica nuestra manera de relacionarnos. Pero hoy me gustaría centrarme en la otra parte de este Yod, Urano y Saturno. La energía de Urano en Aries nos empuja hacia un cambio completo a nivel personal, nos empuja a ser más valientes, a auto-afirmarnos y adentrarnos en un nuevo ciclo. Urano es el futuro, mientras que Saturno es el valor de nuestro trabajo pasado. Hay una incómoda combinación que puede hacernos plantear la cuestión de si conservar algo o cambiarlo radicalmente. Saturno como punto focal es la clave. Es serio, prudente pero en Escorpio se compromete con no huir de la oscuridad y sacar los “demonios” a la superficie. Las mentiras se caen, necesitamos honestidad, realidad. El 20 de julio, Saturno se vuelve de nuevo directo y traerá consigo los tesoros de los abismos del inframundo si hemos hecho el trabajo que nos exige. El 22 de julio Urano entra en modo retrogrado y es posible que optemos por aliarnos con Saturno y seguir el camino de la construcción usando los conocimientos que nos ha aportado este trabajo interior de Saturno retro dejando la rebelión en modo suspense durante un tiempo para revisar sus causas y hacer ajustes. Hemos cambiado, y quizás nuestros valores también. Para iniciar el trabajo de equilibrar a Saturno y Urano en nuestra vida durante las próximas semanas podemos meditar en cuáles son nuestros principios, nuestros valores, que es lo que estamos dispuestos a dejar atrás para construir nuestro futuro y lo que no; que es negociable y que no lo es. Trazamos nuestro círculo sagrado, y construimos las bases de nuestra futura expresión individual. Tomamos tierra, somos claros, reales, establecemos límites (Saturno) y al mismo tiempo afirmamos la visión futura de nosotros mismos, esa mejor versión de nosotros, mas liberada,  que está pulsando latente en nuestro flujo del ser ya ahora (Urano en Aries).

Uno de los muchos nombres de Saturno es el Guardián del Umbral y en Escorpio guarda las profundidades del alma, nuestra luz y nuestra sombra. Luz y sombra, ambas parte de lo que constituye  nuestra riqueza como persona, ambas merecedoras de nuestra atención y cariño. Hay los que huyen de la luz y los que huyen de la sombra, como consecuencia les resulta imposible traspasar el Umbral.

Copyright©Margit Glassel

8/7/2014

Para consultas personalizadas y cartas astrales: margitglassel@yahoo. es

 

Leave a comment