La oposición de Júpiter -Urano del 2017- integrar cambios y crecimiento.

17352be8140198b1794ac6ff7b2c5df5La influencia de la oposición Júpiter- Urano nos ha estado acompañando durante un mes y seguirá activa durante el 2017.

El aspecto es exacto:

26 de diciembre 2016

3 de marzo 2017

28 de septiembre 2017

Hoy. jueves, día de la Luna LLena el aspecto se ha activado como parte de una Gran Cruz Cósmica Cardinal con la Luna en Cáncer y el Sol en Capricornio. Es un buen día para sentir las fuerzas astrales y meditar en como podemos integrar y aprovechar al máximo esta oposición. Para ello os ayudo y os cuenta algo más sobre esta configuración:

Júpiter es la capacidad de confiar en nosotros mismos y en la bondad fundamental de la vida. Es el planeta del crecimiento, de la fe, de la aventura y de la exploración. Gobierna a Sagitario y a Piscis (junto con Neptuno). Preside la casa  IX.  Su estancia en cada signo por transito es de un año.

Al estar en Libra desde el 9 de septiembre 2016 hasta el de 10 de octubre 2017 (que es cuando entra en Escorpio donde estará durante otro año) su energía expansiva se ocupa de temas que tiene que ver con las relaciones, el arte,   la búsqueda del equilibrio y de la armonía.  Durante su viaje por Libra ayudará especialmente a los signos de aire (Géminis, Libra, Acuario) a crecer y avanzar con más confianza.

Urano es la fuerza que libera y nos ayuda a ser plenamente nosotros mismos. Gobierna a Acuario y la casa XI. Es el planeta de las revoluciones y de la rebeldía. Se compara a veces con Prometeo que trajo el fuego (y la luz) a los hombres. Por lo tanto es un portador de la Luz de la Conciencia aunque su actividad es repentina, eléctrica, errática y chocante. Nos saca de la zona de confort y se parece a la Torre del Tarot que derrumba las estructuras con el relámpago divino. Urano permanece siete años en cada signo. Durante el 2017 estará viajando por el ultimo decano  de Aries. Entrará en Tauro en mayo 2018.

Nuestro desafió será integrar estas dos energías planetarias  enredadas en una oposición. Con las oposiciones el peligro reside en que nos sobre- identificamos con uno de los dos polos.

Hay que evitarlo porque  el planeta “abandonado” puede manifestar sus energías de una forma descontrolada. Caernos en Júpiter en Libra sería,  por ejemplo, vendernos por una paz a toda costa, no soportando ni un mínimo de conflicto. La confrontación constructiva muchas veces puede terminar en resoluciones positivas posteriores. Otro peligro es   excedernos en un optimismo infundamentado de que todo el mundo es “bueno”. Se manifiesta como la sonrisa diplomática falsa, la palmadita en la espalda, los congresos en el olimpo mientras el pueblo padece. Urano,  el revolucionario,  se agita ante esas cosas y puede manifestar revoltas, cambios demasiado bruscos o destrozar  estructuras que todavia son útiles.

Si nos caemos en el polo de Urano en Aries,  sería un poco como encender los fuegos de la revolución sin tener en cuenta las posibles consecuencias. Sería la auto-afirmación egocéntrica que no se preocupa por la armonía ni por el equilibrio. Sería la desconexión emocional del sufrimiento ajeno y el triunfo de las maquinas en su forma más primitiva. El científico loco que solo se sirve a si mismo. Monsanto victorioso. Júpiter reactivo,  en consecuencia,  puede empujarnos a perdernos en infructuosa batallas por la justicia y el bienestar general; nos puede engañar con que si firmamos en change.org se instala el equilibrio de nuevo en el mundo; o atraparnos  en interminables reuniones para idear planes y contratos de paz que después nadie respeta.  Puede seducirnos con los encantos de Libra para que nos apalanquemos en la belleza artificial o simplemente  sumergirnos en grandes dudas e indecisiones.

Lo mejor es equilibrar la oposición. ¿Cómo?

Conciencia plena al usar las fuerzas de Urano:  La abertura al  cambio, la  auto-afirmación  (con compasión hacia uno mismo y hacia otros, tranquilos que no está reñido), la capacidad para liberarnos de nuestras ataduras y experimentar con alternativas e ideas progresistas, querer innovar sí pero respetando los valores útiles del pasado incorporandolos

combinado con las fuerzas de Júpiter: 

con la confianza en nosotros mismos, la elegancia de saber estar, crecimiento en todos los sentidos y la búsqueda del equilibrio interior y exterior; buscar mayor armonía en las relaciones, buscando nuevas maneras de relacionarnos, saliendo de nuestros patrones relacionales y pilotos automáticos.

Un cambio (Urano) grande (Júpiter).  Liberación y confianza. Ambos planetas pueden empujarnos a nuevas esferas y dimensiones del Ser. La liberación individual se producirá en las dimensiones vitales simbolizadas por las casas astrológicas donde transitan estos planetas en nuestra carta natal durante el 2017. Nos toca  equilibrar el eje Aries-Libra de una forma colectiva,  es decir,  buscar nuevas formas  para conseguir  un mayor equilibrio entre la auto- realización y el bien común.

 

12/1/2017
Copyright© Margit Glassel
Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente, o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es para más información acerca de mi trabajo

Leave a comment