Saturno en Capricornio —El proceso del trabajo y la obra completada.

Saturno (2)Cuando pienso en Saturno en Capricornio la primera imagen que me viene a la mente es la del Rey de Invierno, vestido de nieve y escarcha. Cristaliza, congela, concentra como el frio al agua. Lo hace más duro, visible, tangible. Da forma y realidad. Pero necesita tiempo porque es el Señor de la Materia y la vibración en la materia es más lenta, más densa.  Es la Cruz embarazada; la esfera cabalística de Binah, la Madre que da forma. Saturno nos habla de la ley de causa y efecto; de los resultados de nuestros actos,  por eso para muchos inspira pavor. Queremos ser libres pero sin asumir las consecuencias; queremos hacer lo que nos da la gana sin esforzarnos para descubrir  nuestra verdadera voluntad, aquella que está alineada con nuestro mayor crecimiento y lo divino en nosotros. Saturno en Capricornio nos brinda la oportunidad, durante dos años y medio, de fortalecer nuestros “huesos”, nuestra columna dorsal, lo que nos sostiene, lo que es nuestra esencia, lo que realmente queremos.

Cuando un planeta tiene características similares a un signo, se dice que “lo gobierna”. En este caso, Saturno gobierna a Capricornio, ese signo que tiñe a los planetas que pasan por él con su  austera capacidad trabajadora, su realismo y su sensatez.

Por primera vez en 29 años vuelve a visitar el signo que gobierna pudiendo sacar de este modo al máximo todas sus energías incrementadas por el filtro perfecto.

Saturno nos ayudará a redefinirnos, a reflexionar (sobre todo en sus periodos de retrogradación) cuales son nuestros valores, nuestra ética personal y actuar en correspondencia con firmeza inquebrantable. Nos forja el carácter; nos ayuda a ser resilientes; nos enseña a resistir a la satisfacción de los placeres inmediata para optar por una satisfacción más auténtica y duradera aunque eso implica esperar. Puede ayudarnos a resistirnos a la tentación de lo fácil. Pero con eso no quiero decir que Saturno sea moralista como muchos pueden pensar, Saturno es la Ley pero no juzga como podemos juzgar nosotros; es imparcial, es la mecánica del Karma. Lo que siembras, lo recogerás. Parece frío pero es científico, claro, preciso y si lo pensamos bien, la puerta a la liberación. Podemos construir nuestra propia realidad usando esa Ley. Trabajándonos, viendo que causas producen que resultados. Como el químico en su laboratorio observamos, desapegados, el resultado de nuestros experimentos. Nos equivocaremos, pero analizaremos y rectificaremos y ejercitaremos, cada vez más,  la Voluntad. Las tareas serán cada vez más fáciles. Desarrollaremos diligencia…y sensatez. Seremos prácticos y menos dramáticos aun así no perderemos nuestra poesía, por el contrario, será más exquisita, más precisa, más impactante.

Hay algo noble en Saturno en Capricornio. Es la honradez del caballero;  el juramento de lealtad;  es el que no abandona a la primera de cambio. El que va hasta el final. Es el autocontrol y el saber estar del aristócrata. Pero también es la guadaña que sabe cortar cuando se han agotado todas las posibilidades para el bien; el tamiz que permite que caiga la arena sin llorar por ella, quedándose con las pepitas de oro para así poder forjar sus coronas en este mundo y en las futuras vidas. El trabajo duro trae recompensas;  no me distraigas. La Gran Obra, vida tras vida. No me distraigas. Saturno enfoca y se concentra. Pone límites. Protege. Concentra…toda su fuerza en un punto. Por eso también Saturno nos puede ayudar a sacar ese diamante en bruto a brillar. Un diamante es carbón que ha sufrido presión. Gracias Saturno por la presión, por las ordalías, por ser implacable, nos forjas.

Es el ermitaño en el desierto. Saturno en Capricornio nos puede enseñar como estar solos productivamente sin echar de menos a lo de fuera, creando desde dentro, construyendo desde dentro. El alquimista en su castillo.

La mejor actitud que podemos desarrollar para aprovechar este tránsito es la de querer trabajar, de mantenernos firme con nuestras metas y no posponerlas por pereza. Saturno aborrece la vagancia y nos puede empujar a una depresión de “invierno” donde nos ata con su plomo y nos aplasta con sus mantas frías y mojadas, congelándonos lentamente en una tristeza y soledad glacial lejos de la manada. Si nos entregamos a los excesos, Saturno nos los puede cortar, bruscamente. Y “excesos” aquí es algo personal, ya he dejado claro que Saturno no es moral sino mecánico como la misma ley del karma. Lo que para uno son excesos para otros son el camino a la sabiduría. Si buscamos sabiduría, Saturno nos es benéfico. Si buscamos placer inconsciente y evasión, Saturno puede ser severo. Aun así, quiero que recordemos que es la Madre, la que da Forma, que es la Cruz Embarazada, que es el puerta  a futuros logros y a una felicidad merecida y estable.

Saturno en Capricornio es un portal;  es la entrada a nuestro Mándala,  a nuestro Castillo Sagrado, a un nuevo orden más sano.

Colectivamente, puede pedir retribuciones kármicas; es decir,  madurar resultados de acciones anteriores,  en estos dos años y medio  de su tránsito, para bien o para mal. Será la mano derecha de Júpiter en Escorpio que saca a la superficie lo oculto.   Podemos dejar salir, sin miedo, en nuestras meditaciones, el Caos de la Sombra. Y después, con el poder de Saturno crear un mándala personal, ordenado y lleno de significado con las fuerzas del Caos y de la Sombra trabajando para la Iluminación, canalizadas e integradas.

Uno de los símbolos de Saturno es el círculo. Es donde se vuelve todo completo. Es la carta del Mundo en el Tarot. Es el principio y el final. Es el trabajo, el esfuerzo,  y la obra completada.

4dee2175a4a3d73915992928d23c8071

Os doy las fechas (los horarios son españoles, según la zona horaria internacional puede cambiar unas horas y por lo tanto el día puede ser un día antes etc):

Entra en Capricornio: 20 de diciembre, 2017 a las 5.49 am (horario español).

Retrogradación: 18 de abril,  2018 a 9°09’ de Capricornio.

Directo: 6 de septiembre 2018, a 2° 33’ de Capricornio.

Retrogradación: 30 de abril ,2019 a 20°31’ de Capricornio.

Directo: 18 de septiembre, 2019 a 13° 55’de Capricornio.

Sale de Capricornio para entrar en Acuario temporalmente: 22 de marzo, 2020

Retrogradación: 11 de mayo, 2020 a  1° 57’  de Acuario

Vuelve a entrar en Capricornio: 1 de julio, 2020

Directo: 29 de septiembre 2020 a 25° 20’ de Capricornio

Entra definitivamente en Acuario: 17 de diciembre 2020.

 

Feliz tránsito y bendiciones para el Trabajo.

19/12/2017

Copyright© Margit Glassel

Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente, o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es

Leave a comment