La cocina como proceso alquímico para Saturno en Capricornio.

recetas_con_historia_20170201Estos días, como muchos de vosotros, he estado meditando cuales van ser mis propósitos para Saturno en Capricornio. Como os dije: mejor pocos, enfocados, a fondo y en serio. Quería elegir algo que me costara trabajo porque el esfuerzo es afín a Saturno, algo que hasta ahora no me ha llamado la atención o no me ha gustado nada. En la Magia hacer lo contrario a lo que el ego quiere es interesante y recomendado; abre caudales de creatividad y nos conecta con partes nuevas de nuestro Ser.
Le he estado dando vueltas unos días porque Saturno requiere reflexión, paciencia y estructura hasta darme cuenta, muy desde mi fuero interno, que lo que quiero es usar el proceso de cocinar como parte de mi Magia. Con eso no me voy a convertir en una “Kitchen Witch”, una bruja de la cocina, que es un camino muy respetable pero no es el mío.
Siempre me ha interesado la alquimia, desde niña… y mientras estaba preparando un arroz con verduras en mi preciosa cocina nueva, ordenada y despejada, con los colores de Saturno en las puertas de los armarios, es decir gris oscuro, me di cuenta que quería trabajar la alquimia de los alimentos. Ahora eso suena a Nueva Era (que ya sabéis no me gusta mucho) y seguro que hay trescientos mil libros molones sobre ello. Pero me da igual. No quiero leer cosas de otros. Quiero ir a mis huesos y escuchar lo que murmuran, lo que me cuentan, lo que me sale de dentro. Quiero descubrir por mí misma el secreto de cada especia, de cada ingrediente, tocándolo, oliéndolo, escuchándolo.
Soy del tipo intelectual; me críe en Alemania y la prioridad de mi familia, desde luego, no era enseñarme a guisar. Obviamente, me apaño y se hacer comida sana pero no le presto mucha atención ni le dedico tiempo.

cocina

Sé bastante de plantas medicinales. De hecho me enseñó de adolescente, a parte de mi abuela, una mujer llevándome al campo y explicándome cada uso, propiedad y como prepararlas. A mis hijos los he tratado básicamente con esos conocimientos cuando se ponían malitos. Aun así, no sé cómo mezclar bien los ingredientes en la cocina. Para mí ha sido siempre un Arte fuera de mi alcance y mi cocina ha sido básica, rápida y funcional; a la plancha, mucha verdura, sana, y ala. Sin misterios. Admiro a mis amigas hechiceras de la cocina. Mi Lilith en Cáncer está desterrada de este cielo.
Ahora Saturno,en tránsito, se opondrá a mi Lilith , y la imagen que me viene es trabajar la cocina como lo haría Morgana o Circe; experimentar con las especias, sus poderes, el fuego y los elementos; hablándoles, sintiéndoles y mezclando sus fuerzas para conseguir que Alimentan con mayúscula.
He empezado con este proceso y me da mucha tierra, me centra, me ordena y me da fuerza. Me hace conectar con Saturno, el Maestro. Me da un contento calmado que viene de dentro. Me reconecta con lo sagrado que son los alimentos y la gran fortuna que tenemos de poder tenerlos. Me llena de gratitud.
Os iré contando…
Me quedan dos trabajos más pero aún no sé cuáles van a ser.
Espero que leyéndome os han venido ideas para vuestro propio camino, íntimo y personal, inspiraciones para poner a Saturno a trabajar, a nuestro favor, para que construyamos entre todos una realidad más exitosa y fructífera.
Feliz y productivo tránsito. Es largo, casi tres años. Podemos cambiar muchas cosas; plantar semillas para futuros resultados y aprender nuevas maestrías.
30/12/2017
©Margit Glassel

Leave a comment