El Cuatro de Copas—la carta para enfocar el comienzo del año.

descargaLa noche de la Luna Llena en Cáncer saqué una carta para ver que teníamos que hacer colectivamente en este comienzo de año nuevo. Quise añadir luz sobre las energías del momento que me habían mostrado los astros.
La carta que ha salido, y en la que he estado meditando desde ayer es la siguiente:
El Cuatro de Copas. Se ven cuatro copas bañadas por el agua que emana de un loto, símbolo de pureza. El agua no vuelve al mar, lo cual indica cierto estancamiento en el fluir. Cuidado con querer atrapar y poseer las cosas, las personas y los logros. Nada nos pertenece y la vida es un eterno fluir. El cuatro es estable lo cual estaría bien en los oros (discos) pero en las copas puede transmitir saciedad, demasiado de lo bueno, cierta complacencia emocional. Hemos recibido mucho y quizás no nos demos cuenta de lo bondadoso que ha sido y es el multiverso con nosotros. El multiverso está presente en la carta, es la base, por un lado es el mar infinito, el caos primordial y por otro lado, escondido debajo de las copas, encima del símbolo de Cáncer está el símbolo del  infinito. Me viene a la mente la frase de William Blake: “Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito. Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna.”
Las copas se sostienen encima del mar primigenio, la forma nace a partir del Caos, como una isla en la inmensidad del potencial inconcebible. Siempre que miro a las copas en este tarot el agua me recuerda a un velo como el velo de la Novia. ¿Será la Boda Mística, entre el cielo y el infierno? ¿Entre los opuestos? Por fin…Pero solo es un cuatro, el viaje sigue, aún quedan pruebas y ordalías, no nos podemos apalancar en el “lujo”, el nombre de la carta. Es un lujo lo que vivimos en estos momentos, y muchas veces no somos conscientes. Unos de los ejercicios del Cuatro de Copas es dar las gracias por todo lo bueno que tenemos; quizás hacer un Remember del 2017 agradeciendo todo lo que hemos conseguido antes de entrar en la siguiente etapa. El paso siguiente hay que darlo desde la plenitud y no desde el hambre y la carencia. Nos movemos desde el centro, desde la estabilidad del cuatro, desde la gratitud por lo recibido, desde la disponibilidad de soltarlo, dejemos que el agua vuelva a fluir y que nos sostenga la mar de la Consciencia y el Uróboros, la serpiente que se regenera eternamente, lo infinito. Con el cuatro de copas es importante comprender que la satisfacción verdadera reside en el corazón y no en las cosas.
© Margit Glassel.

Puedes contactarme en margitglassel@yahoo.es para más información sobre mi trabajo.

Leave a comment