Urano en Tauro—el matrimonio entre Cielo y Tierra.

La esperada  entrada de Urano en Tauro es uno de los eventos astrológicos más importantes del 2018. Este martes 15 de mayo a las 17:18 horas (en España), el planeta de los cambios se adentra en Tauro, signo gobernado por Venus, de modalidad fija y perteneciente al elemento Tierra. Debido a sus ciclos de retrogradación volverá durante cuatro meses a Aries en noviembre para abandonar el signo definitivamente en marzo 2019.

Urano necesita 84 años para dar la vuelta a los doce signos del zodiaco lo cual significa que estará 7 años en Tauro también.

Primero visualizamos la energía y las cualidades del planeta: eléctrico, revolucionario, errático. Señor de las sorpresas y de los cambios inesperados. Patrón de los científicos, de los astrólogos, psicólogos, herejes  y magos modernos. Es el regente de Acuario junto con Saturno. Es Prometeo, el titán que robó el fuego para empujar a los seres humanos a un estado de consciencia más elevado y que fue duramente castigado por los dioses por su osadía. Es el rebelde ahorcado en la plaza por atreverse a contradecir lo establecido o el hereje quemado en la hoguera junto a sus panfletos y libros. Es impaciente, progresista y arriesgado. Es el héroe de la revolución si todo sale bien y consigue derrocar al tirano. Es el rayo fecundador, el Dios celeste de la mitología griega. Οὐρανός, Ouranos, que significa ‘cielo’ o ‘firmamento’,  que en su momento embarazó a Gea (o Gaia) pero que no supo aceptar los frutos de su vientre.

“La Teogonía de Hesíodo cuenta cómo, tras el Caos, surgió Gea «la de amplio pecho», la eterna fundación de los dioses del Olimpo. De su propio ser, «sin mediar el grato comercio», trajo a Urano, el cielo estrellado, su igual, para cubrirla a ella y a las colinas, y también a Ponto, la infructuosa profundidad del mar.”(- Wikipedia)

Gaia me recuerda mucho a la energía de Tauro. No nos tenemos que perder en la imagen del toro bravo español.  Tauro es amable, femenino, relajado, lento. Más bien es una inmensa vaca lechera capaz de nutrir a muchos seres. Es sagrada en la India. Es la tierra dadora de estabilidad. Honra al cuerpo, a la materia y a sus frutos. Es el  pentagrama invertido donde la naturaleza y lo instintivo  dominan sobre el espíritu.  Puede ser bravo, y entonces se convierte en la furia ciega del Minotauro pero esto es otro tema.

Como nos podemos imaginar la relación entre Urano y Gaia era complicada y lo sigue siendo. Los avances científicos y el progreso intentan dominar a la naturaleza. Las religiones judeocristianas intentaron exterminar las creencias paganas abogando por un Dios del Cielo. El patriarcado, desde que podemos recordar, intentó  someter a lo femenino…

Y ahora entra Urano en Tauro. El Dios del Cielo entra en los jardines de Venus. Ella lo vuelve a acoger con infinita paciencia en sus brazos dándole otra oportunidad para rectificar, para fecundarla pero esta vez sin devorar a sus hijos. Todos necesitamos que se integren estas energías para poder evolucionar. Necesitamos progreso, cambio, ciencia.

Pero, imaginados una ciencia al favor de la Madre Tierra. Inventos que garantizan que los recursos no se agoten y que generen un mayor bienestar para todos los hijos de la tierra, animales incluidos. Ideas para un mayor equilibrio social, nuevas formas de funcionar. Economías sostenibles. Energías alternativas, limpias.

La ciencia médica a favor del cuerpo humano. Nuevas tecnologías menos invasivas, más amables. Las medicinas naturales finalmente aceptadas y respetadas. La sanación holística del cuerpo porque comprendemos que no es separado del alma ni de la mente. Mente (Urano) y Cuerpo (Tauro) son uno y lo mismo. Bajamos al cuerpo de una forma colectiva. Meditamos en el cuerpo. Respetamos las sensaciones de nuestros sentidos, lo somático. Ya no “devoramos” “los hijos de la tierra”, ahora permitimos las sensaciones del cuerpo sin censurarlas, sosteniéndolas, agradeciéndolas, abrazándolas.

Lo femenino está furioso. Por haber sido ninguneado durante siglos. Queremos que Urano libere a la Tierra, que sus revoluciones sean a su favor y no en contra de ella. Que sea su caballero defensor y no su verdugo. 

Que vuelva la Magia a la tierra. Que por fin comprendamos como todo nace en la Mente y desde ahí desciende al plano físico. Que se entienda que la Magia es ciencia,  que sabe de leyes cósmicas y de causas y efectos. Que nosotros somos el rayo fecundador que enciende nuestra realidad con nuevos colores y matices.

¿Es utopía? Urano es el que convierte  la utopía en realidad. Visualicemos, Queridos y Queridas, y de este modo ya damos el primer paso en el  trabajo con  Urano en Tauro: crear una realidad manifestada más abundante, estable y justa. Tenemos siete años.

En la era de las redes sociales,  del postureo y de los cuerpos mejorados con fotoshop, la revolución significaría volver a lo natural, a los cuerpos como son y no avergonzarse por no encajar en lo que las modas nos inculcan.  El lado negativo de Urano en Tauro podría significar desmadrarnos aun más con la realidad virtual e internet.  El otro día leí  sobre una modelo virtual en instagram que parecía tan real que todo el mundo se dejo engañar creyendo que era una mujer de carne y hueso. Probablemente, como siempre, habrá un poco de las dos cosas. Movimientos a favor de lo natural y avances increíbles en lo virtual.

Si la energía se tuerce, lo cual siempre es posible, ya que lo que no funciona bien funciona mal (no se puede destruir la energía, solo se puede transformar), pues si la energía se tuerce tendremos terremotos, erupciones de volcanes, conflictos y revoluciones por los recursos y inestabilidad económica.

Quizás al principio del tránsito eso es necesario para sacudirnos y despertarnos del letargo.

Tendremos que buscar soluciones. La economía es otro gran tema de Tauro. Es posible que veremos nuevos sistemas económicos o monetarios, como por ejemplo los criptomonedas y cosas de este estilo que ahora mismo no nos podemos ni imaginar.

De momento lo femenino está gritando, reclamando sus derechos por las calles del mundo. El cuerpo es sagrado. Venus se electrifica con el poder de Urano.  Parece que la Shekinah está harta de su exilio.

Somos hijos del Padre Cielo y de la Madre Tierra. No queremos un paraíso en el cielo sino paz, belleza, igualdad y armonía  en la tierra. Queremos que las mujeres y los hombres, la tierra y el cielo, trabajen unidos para un mundo mejor.

¡¡¡Bienvenido Urano en Tauro!!!

© Margit Glassel

13/ 5/ 2018
Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es

 

Port Relacionados

Deja un comentario