Marte retrógrado – Acción oculta. Pintarse la cara con la sangre de nuestra prisión.

La retrogradación de Marte ocurre cada dos años más o menos y esta vez durará del 26 de junio al 27 de agosto. La retrogradación de un planeta crea la impresión, visto desde la tierra, que el planeta viaja hacia atrás en los grados del signo en el que se encuentra. Antes y después de “cambiar de dirección” suele ralentizar su marcha y quedarse  más tiempo en el grado donde se estaciona para cambiar de dirección. Si forma aspectos con planetas natales  entonces nos afecta especialmente. Es como estar debajo de una lupa magnificadora que  intensifica sus rayos creando un impacto potentísimo. Es  similar a enfocar los rayos del Sol y prender fuego a un trozo de papel.

Marte se estacionará a 9°13 grados de Acuario. En su marcha hacia atrás (visto desde la tierra claro) llegará hasta el grado 28°37 de Capricornio donde se pondrá directo ( el 27 de agosto).

Del 14 de agosto al 11 de septiembre nos regala tres semanas más de estrategias capricornianas. Como su energía es lenta (y retro la primera mitad de estas tres semanas) en esos momentos, recomiendo revisar estrategias internas, pensar en cómo reestructurar nuestra forma de actuar, qué es lo que construimos, y que querremos conservar y donde emplear nuestros esfuerzos.

El resto del tiempo Marte se mueve por Acuario donde ya está transitando desde el 16 de mayo hasta salir del signo definitivamente el 15 de noviembre 2018.  Como podemos ver nos toca aprender a manejar las energía marciana en el signo del revolucionario humanitario durante más tiempo de lo normal (por la retrogradación) y no solo esto sino también tenemos que lidiar con temas marcianos kármicos que conjura la conjunción de Marte con el Nodo Sur que nos acompaña durante junio y julio y luego de nuevo finales de septiembre. Es posible que nos enfrentamos con rabia y enfados antiguos, inexplicables, exagerados. Frustraciones por no poder expresar lo que sentimos o situaciones violentas en las que (aparentemente,  por lo menos en esta vida) no hemos colaborado para nada. Puede que se crean situaciones en las que nos agreden sin motivo alguno o que las situaciones escalan y nos ponen en contacto con la necesidad de protegernos. Marte  puede desafiar nuestra parsimonia espiritual, derrumbar nuestros arco iris y asesinar nuestro rebaño de unicornios. Marte conjunto al Nodo Sur nos “maltrata” y nos empuja a gritarle al cielo “que he hecho yo para merecer todo esto”. Y entonces es el momento de inflexión si recordamos que todo lo que experimentamos son consecuencias de decisiones anteriores tomadas quizás en un pasado lejano. A veces no es que hayamos sido violentos sino más bien que no hemos puesto limites sanos, hemos permitido lo impermisible, criando verdugos descontrolados y construyendo castillos sin muros protectores. En lugar de quejarnos y lloriquear, Marte nos empuja violentamente para que espabilemos. Es el Maestro de Kung Fu,  airado y compasivo,  que nos pone trampas y nos expone a peligros para conseguir que reaccionemos, por fin. Nos empuja a que usemos nuestra espada. Después de muchos años de silencio meditativo, escondido en una cueva, nos arrastra y lanza a los lobos. Y cuando confrontamos el Adversario, de repente experimentamos gozo, vemos que todo es un baile, que somos diestros, que “eso” también es ilusión. Explosiona en nosotros un Gozo Inmenso, una libertad brutal, y una infinita gratitud hacia el Enemigo que es un simple reflejo de algo en nosotros. Batallamos sin batallar. Hacemos lo que hay que hacer desde la non-acción. Transcendemos en la acción. Hemos ganado una victoria evolutiva y nos inclinamos ante el enemigo, antes de comenzar con la batalla mortal donde morimos, donde el enemigo muere y donde el mundo muere. Hemos purificado el Karma de la conjunción de Marte con el Nodo Sur en Acuario. Hemos hecho nuestra revolución personal evolutiva.

La iniciación de Marte nos pone en contacto con el primer chakra, con el instinto de supervivencia, con nuestra capacidad de acción y de defendernos cuando sea necesario. Durante su retrogradación podemos experimentar cansancio, falta de fuego, y la incapacidad de confrontar directamente sentimientos furiosos y las personas que nos las despiertan.

Recomiendo usar su energía para meditar en las siguientes preguntas:

¿Cómo gestiono mis enfados? ¿Confronto de una forma proactiva las situaciones que me crean frustración? ¿Se distinguir cuando hay que luchar y cuando hay que retirarse o mantenerse quieto? ¿Disperso mi energía en batallas menores y estúpidas? ¿Cuáles son los miedos que me paralizan? ¿Rechazo la energía de Marte por ser “poco espiritual”? ¿Estoy apegado a la paz a todo cuesta y evito el conflicto de una forma neurótica? ¿Practico la paciencia del burro (la que uno aguanta todo lo que le echan y el ego encima se siente santo)?

Marte en Acuario es un rompe cadenas, un liberador de viejos mundos inútiles y caducos. Es el iniciador del apocalipsis personal que destruye nuestra zona de confort. Es el que abre las ventanas para que pueda entrar el oxígeno del futuro.

¿Os unís a su danza de guerra? ¿Nos pintamos la cara con la sangre de nuestra prisión?

 

16/6/2018

© Margit Glassel

Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es

 

 

Port Relacionados

% Comentarios (2)

Me encanta este post! Me siento feliz de ser acuariana y que marte sea mi maestro por estos meses…lo aprovecharé al máximo, gracias margit por poner palabras a las energías planetarias!

¡¡Muchas gracias!!

Leave a comment