Clima cósmico del 25 de junio al 1 de julio 2018—Luna Llena y Marte retrógrado.

La semana empieza con una Luna creciente de fuego, Sagitario. Necesitamos un poco de aire mientras nos preparamos para lo que va a ser una semana intensa y con muchos cambios celestes.

Marte se estaciona el día 26 y se retira en sus cavernas. Sus intensas vibraciones irradian desde el grado 9 de Acuario hirviendo con lava subterránea. Nos brinda la oportunidad de ponernos en contacto honestamente con la rabia, el resentimiento silencioso y no resuelto, la contaminación radioactiva y las minas olvidadas de la psique. Activa lo demoníaco para que podemos trabajar con lo daimónico. La rebeldía, la violencia revolucionaria, y todo mezclado con karmas antiguos (conjunto al Nodo Sur). La solución: confrontar, no huir, lo que no se solucionó entonces necesita otra mirada ahora. Es un portal, una iniciación terrorífica. Es la esfera de Gevurá,  la severidad.

Más sobre Marte retrógrado aquí.

Saturno, oponiéndose al Sol en Cáncer,  añade cierta energía de frustración y exige disciplina y estrategia. Canalizar las emociones, aterrizarlas, ordenarlas. Absoluta honestidad con uno mismo. Austeridad personal. Sin adornos. Esencia, núcleo y poder personal. Inquebrantabilidad. Y todo esto integrando la suavidad, la humedad lunar, la vulnerabilidad de un corazón abierto de las energías de Cáncer.

Este mismo baile nos presenta la Luna Llena del jueves cuando la Luna se conjunta con Saturno a 6 grados de Capricornio y se opone al Sol. El equilibrio entre la roca y el agua.

Mercurio abandona el signo del cangrejo el viernes, enredándose desde Leo con Urano en Tauro en una fastidiosa cuadratura. Para brillar hay que dejar atrás las resistencias al cambio. No es fácil pero es posible. El Mensajero alado  y el Minotauro. ¿Quién devora a lo que más amamos? Es posible que finalmente comprendamos una situación. Los cambios que inician la salida del laberinto suelen ser pequeños, insignificantes, humildes y solo visibles en el corazón. No podemos abordar todo de golpe, hay que fragmentar los rayos de la luz para no perderse en los hechizos del color. El trígono con Quirón desde el místico Piscis nos puede ayudar con la tarea y ayudarnos a sostener el hilo rojo de la sanación.

Mercurio en Leo brilla, ama y es niño. El juego, la espontaneidad y la expresión creativa se vuelven especialmente importantes. Estará en el signo unas nueve semanas debido a su  retrogradación (del 26  de julio al 19 de agosto). Tendremos mucho tiempo para encontrar nuestra voz y aprender a decir lo que tengamos que decir de una forma constructiva y elegante.

© Margit Glassel

Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es

 

 

Port Relacionados

Deja un comentario