Navegar / buscar

Luna Nueva en Leo y Marte en Escorpio.

Esta noche a las 0.41 am en España es exacta la conjunción entre Sol y Luna que desde la tierra percibimos como Luna Nueva. Se produce a 3°52  de Leo mientras Júpiter está también unido a esta majestuosa Luna Nueva por estar a 2°20 grados. La energía de esta triple conjunción en Leo vibra con luz, fortuna y poder de crecimiento. Podemos aprovechar su fuerza para dirigir nuestras aspiraciones durante el nuevo ciclo lunar hacia proyectos o asuntos que tienen que ver con los ámbitos que se asocian con Leo:

Leer más

Share

Saturno en Escorpio directo

Saturno está estacionario a 16º39 grados de Escorpio para volverse directo hoy a las 22.35 (hora española). Gradualmente recuperará velocidad, podemos notar especialmente su influencia si tenemos planetas cerca de este grado en cualquiera de los demás signos fijos( Tauro, Leo, Acuario) con los que forma aspectos tensos, o en los demás signos de agua (Cáncer, Piscis)   con los que forma aspectos armoniosos. Los aspectos tensos (cuadratura, oposiciones) implican trabajo y un cierto desafío para integrar las energías y los aspectos armoniosos significan  apoyo, cierta facilidad y fluidez para aprovechar las energías del tránsito. Si tenemos planetas entre 13 y 19 grados de Virgo o Capricornio, entonces Saturno nos ayudará a potenciar talentos o dones  asociados con las energías de estos planetas.

Leer más

Share

Júpiter en Leo

Júpiter transitará por  Leo desde el 16 de julio  2014 al 11 de agosto 2015. Júpiter, el gran benéfico de la astrología medieval,  acaba de salir del mundo acuático y emocional de Cáncer para aventurarse en Leo, signo de fuego gobernado por el Sol. Júpiter es un planeta social; nos ayuda a expandirnos, a crecer ya sea en un nivel interior adquiriendo más sabiduría y confianza, o en un nivel exterior incrementando nuestra influencia en el entorno, mejorando nuestras circunstancias o trayéndonos suerte en los ámbitos de la vida simbolizados por las casas astrológicas en nuestra carta natal o por tránsitos en diferentes aspectos a planetas natales. Júpiter nos brinda oportunidades que nos conviene aprovechar, puertas que se abren  esperando que demos un paso y  que nos arriesguemos a explorar nuevos territorios. Lo peor que podemos hacer cuando Júpiter llama a nuestra puerta, es quedarnos encerrados en situaciones claustrofóbicas, temerosos, sin fe en la vida, en  lo nuevo o en el futuro. Júpiter nos puede armar de optimismo, pero como con todos los tránsitos planetarios,  también  podemos resistirnos al crecimiento jupiteriano, aferrarnos a nuestras rigideces y miedos, y dejar pasar el regalo de evolución que estos tránsitos implican. En Leo su energía se expresa a través del elemento fuego, en armonía con la energía básica de este planeta. Podemos experimentar  entusiasmo, vitalidad, fuerzas renovadas especialmente en la casa donde tenemos Leo en nuestra carta. Ganas de emprender,  de mejorar…probar cosas nuevas y ser más libres. Es posible que todo ello lo hagamos de una forma un poco melodramática  gracias a  la energía de Leo;  a veces hay que vigilar de no convertir el ámbito de la vida afectada por el tránsito en una especie de  Hollywood .  El peligro de Júpiter en Leo es volvernos demasiado egocéntricos, grandiosos y pasarnos a una mega-expansión sin control. Sería una pena si lo que se expande es solo nuestro Ego. Si elevemos la energía, podemos irradiar luz, conectar con nuestro corazón, con nuestra bondad fundamental, nuestra generosidad innata que al igual que el Sol simplemente es… y otorga su calor a todos los seres vivos. Júpiter tiene que ver con la Verdad, por esto se relaciona con la filosofía y en Leo es la Verdad del corazón, de nuestro Ser Solar. Nos puede ayudar a la auto-expresión  purificada, más luminosa, noble y digna. Leo es un signo fijo, eso ayuda a que la expansión jupiteriana sea desde el centro y en el centro. El núcleo se vuelve tan luminoso que no puede hacer otra cosa que brillar.  Nuestra propia creatividad y nuestro lado artístico  también se verán especialmente favorecidos. Durante los próximos doce meses podemos explorar estos temas, quizás apuntándonos a algún taller de pintura, de danza, de escritura, de teatro,  cualquier cosa que nos ayude a sacar lo que llevamos dentro de una forma gozosa, optimista y positiva. Además de abrirnos a los niños de nuestra vida, de dedicarles más tiempo y atención, podemos también invitar a nuestro propio niño o niña interior, para que salga de su escondite y se una al juego. Si hasta ahora no nos hemos tratado muy bien, infravalorándonos o haciéndonos pequeños con falsa modestia, durante este tránsito podemos aprender una relación más sana con nosotros mismos que se basa en el respeto, el amor hacia nuestra naturaleza autentica, nuestra cordura y bondad fundamental. Es hora de despedirnos  del juez criticón interior (o exterior), del no puedo, de la sumisión a relaciones que nos deprimen y matan nuestra alegría y nuestra luz para aventurarnos a expandir nuestro potencial de bienestar verdadero. Podemos celebrar la entrada de Júpiter en Leo con un viaje exótico, con unas vacaciones  o con un fin de semana en la playa, con algo que nos haga sentir feliz y que sea divertido. Así mandamos un mensaje al universo de que sí estamos dispuesto a vibrar con esta nueva energía.

Leer más

Share

Luna Llena en Capricornio

 

El sábado 12 de julio 2014, a las 13.25 en España,  es exacta la potente oposición entre Sol en Cáncer y Luna en Capricornio a 20°03 grados. Los planetas que tengamos en nuestra carta natal cerca de 20°03 grados de los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio) se verán especialmente activados con la energía de esta Luna. Si conocemos nuestra carta podemos mirar en que casas cae la oposición Sol- Luna y es allí donde podemos observar cómo se desbloquean cosas, surgen emociones, y puede haber cierta catarsis.  Empezamos este mes lunar, hace dos semanas, con la Luna Nueva en Cáncer,  enfatizando especialmente  los sentimientos y  las relaciones familiares, el clan, el hogar y nuestra “cueva”. La Luna desde Capricornio exige que materialicemos algo, que busquemos un equilibrio entre nuestros sentimientos y nuestras aspiraciones, entre  nuestras responsabilidades familiares y nuestro desarrollo personal y laboral.   La Luna se opone a Sol en Cáncer, a su propio signo, y exige de una forma muy seria que cumplamos nuestras promesas y nuestros propósitos. Solo con buenos sentimientos no es suficiente, la dulzura tiene que ir acompañado de autenticidad. Saturno gobierna esta Luna, mientras con mirada benévola nos ayuda con un hermoso trígono al Sol y un sextil a la Luna. Si estamos dispuestos a comprometernos con un trabajo personal con nuestras emociones, con aprender a modularlas, con ser más maduros y buscar equilibrio entre el mundo emocional (Cáncer) y material (Capricornio), tendremos al Señor del Karma de nuestro lado en estos momentos. Pero no es un camino de rosas, porque hay cierta rebeldía  y mucha energía guerrera que puede aflorar en el ambiente y en nosotros,  debido a la gran cruz cardinal que forma la oposición Sol-Luna con la oposición Marte -Urano. Inspira cierta violencia, cierta impaciencia, la cardinalidad de la cruz nos empuja a la acción. Sentimos que no podemos quedarnos con los brazos cruzados y esperar eternamente a que el universo nos conceda sus favores. Marte está conjunto al nodo norte, efectivamente es el momento de actuar, de ir a por lo que queremos y de autoafirmarnos. ¿Qué siento? ¿Qué quiero? ¿Qué pasos tengo que tomar para conseguirlo? ¿Cómo puedo equilibrar mi mundo emocional y mi realidad material?¿ Donde tengo que ser más responsable?  El nodo sur cerca de Urano, nos transmite el mensaje que ya es hora de dejar atrás las rebeldías adolescentes, y en lugar de ellos optar por la acción enfocada de nuestra voluntad (Marte) y por la sensatez practica afín con nuestra parte adulta (Saturno). Como os comenté en otra nota, Saturno y Urano, ya ralentizando su movimiento para cambiar de dirección y en un irritante quincuncio, pueden crear cierta lucha en nosotros de lo que hay abandonar y lo hay que conservar. Esta Luna Llena nos dará claridad respeto a esa dualidad, es muy posible que ocurran cosas,  o que se produzcan  comprensiones, os recuerdo que la Luna Llena conecta el inconsciente (Luna) con lo consciente (Sol). Lo reprimido sale a la superficie,  nuestro lado instintivo quiere ser escuchado por nuestra parte más racional. Juntos nos pueden ayudar a encontrar el camino de acción. Venus desde Géminis marca presencia  con un  trígono con Marte, nos dice que quitemos hierro, y que pase lo que pase en esa intensa Luna Llena, no nos lo tomemos tan personal; se puede ser adulto, maduro y comprometido sin por ello renunciar al humor, a  las risas. Si integramos el  quincuncio que forma Venus en Géminis con la Luna en Capricornio, entonces podemos conectar con la madurez emocional sin por ello perder la frescura y la espontaneidad de nuestro niño o niña interior.

Leer más

Share

Cuarto creciente de Luna en Libra, Yod entre Venus, Saturno y Plutón.

Cuarto creciente de Luna debido a la cuadratura entre Sol en Cáncer y Luna en Libra. Podemos experimentar como surgen los primeros obstáculos a nuestros propósitos para este mes lunar. Una pequeña crisis, resistencias externas o internas, pautas habituales que se resisten al cambio y personas que se oponen a nuestros proyectos. Lo mejor en este caso es redoblar nuestros esfuerzos pero también replantearnos  qué es lo que realmente queremos. Quizás en estos momentos tomemos consciencia que tenemos que hacer pequeños ajustes y ser flexibles para integrar al Sol (nuestra identidad nuclear,  consciente) y la Luna (nuestro ser emocional, instintivo,  más inconsciente). Lo que está claro es que los temas serán emocionales (Cáncer) y relacionales (Libra). Con Mercurio todavía recuperándose de su retrogradación y transitando despacio en modo directo por los últimos grados de Géminis, es esencial empezar a retomar la comunicación. Con las energías del momento, la mejor manera de construir una comunicación sana   es la escucha activa desde el corazón. Las palabras solo son un vehículo que usa el alma para contarnos algo que no se ve. Hoy todavía es activa la oposición anual de Sol-Plutón; algo profundo ha sido expuesto a la luz de la consciencia, quizás estos últimos días hemos podido ver con claridad parte de nuestra sombra o simplemente es el momento de asumir nuestro propio poder e incorporarlo en nuestra identidad como una herramienta necesaria para producir las transformaciones deseadas. Otro aspecto interesante activo ahora es el Yod que forma Venus como punto focal con Saturno y Plutón. Venus, ya a mitad de Géminis, sin  muchas ganas de profundizar en nada, ligera y risueña divirtiéndose en el mundo de las posibilidades infinitas, se encuentra bajo la luz de esta fase lunar, con el exigente Saturno en Escorpio, que le recuerda que a la larga solo jugar y curiosear no es suficiente, que se necesita limites, compromisos y esfuerzo para avanzar en nuestras relaciones y así  llegar a lo que en el fondo todos anhelamos, y lo que Saturno en Escorpio, al  mismo tiempo teme y busca: un alma gemela que vibra con nuestro ser más profundo y sobrevive a las risas del verano. Plutón en Capricornio  también sujeta a Venus por el vestido de hada estival y le recuerda que sin transformación real no hay felicidad duradera y que el alma necesita construir sus peldaños al cielo usando nuestras lágrimas y nuestras vivencias como ladrillos, y que el cielo y el infierno en el fondo son dos caras de la misma moneda. Venus respira hondo, le da la razón, sonríe y les susurra a Plutón y a Saturno  que el amor es un misterio, y que su fuerza trasciende incluso la muerte,  nos transforma,  nos impulsa a crecer y a comprometernos,a  ir más allá de nuestro pequeño ego para de este modo desarrollar nuestro pleno potencial humano. En un Yod, la dificultad reside en integrar las tres fuerzas planetarias. El planeta focal, en este caso Venus, es la clave: el amor (Venus) nos llevará a la transformación (Plutón) y a la madurez (Saturno). Aun así  no vale con querer simplemente a alguien, hay que aprender a amar bien, y estar también dispuesto a recibir amor con calidad. Venus en Géminis trata precisamente de esto: aprender a amar bien, desdramatizar, desapegarse un poco y con curiosidad sana cambiar nuestros esquemas rígidos sobre nuestra percepción de la realidad, de nuestras relaciones, de nuestra comunicación, e interactuación con los demás. En la fase del cuarto creciente de la Luna en Libra, Venus es la clave ya que gobierna a este signo.

Leer más

Share
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: