Sobre mí

Sentarme a escribir una biografía para mi web en sí mismo ha sido un acto desafiante y mágico. No me gustan las definiciones. Nos hacen pequeños. Aun así os quiero contar algo sobre mí.

Nací en Alemania y me crié bajo el apoyo espiritual de mi abuela materna. Fue ella mi primera Maestra y fue ella quien me regaló mi primer libro de magia. Cuando era muy pequeña me sentaba en su regazo, muy quieta, mientras anochecía. «Escucha la noche»  o  «siente el silencio»  fueron sus instrucciones. Gran parte de mi amor por la alquimia, el hermetismo, la magia, la astrología, el tarot y la sabiduría perenne se lo debo a ella. Honrada sea.

De adolescente mi fuego interno ya brillaba con luz propia, me devoraba una incansable sed de conocimiento y los libros de los Magos y Poetas fueron mis compañeros y consuelo. Encontré a los otros y practicamos juntos. Aprendí en vivo, sobre plantas, gemas, rituales, estrellas y extraños seres. Me fui, viajé por Europa hasta encontrar a mi primer maestro tibetano. Se inició una nueva etapa. Estudié budismo tibetano a fondo durante décadas y colaboré como traductora de los grandes maestros. Les estoy eternamente agradecida, a todos.

Hace ya unos años que he vuelto a mis raíces. Quiero que en mi ser se fusionen Oriente y Occidente: el budismo tibetano y la magia occidental. Y sigo profundizando en la cábala, la magia y el hermetismo.

La astrología y el tarot son mis herramientas de comunicación y de trabajo. Mi enfoque es evolutivo, la integración de luz y sombra. El árbol tiene que crecer hacia arriba y hacia abajo. No rechazo nada. ¿Qué es un ángel? ¿Qué es un demonio? Son nuestros filtros los que los definen y los que nos dividen. Todo es trabajable, no hay cartas buenas o malas ni signos mejores o peores. Todo es energía. Se trata de aprender a trabajar con todo lo que se manifiesta desde el Amor. Creamos realidades en cada instante. La astrología nos muestra los ciclos y los ritmos. Y lo que traemos, nuestras herramientas para construir mundos.

El tarot nos enseña lo que hay dentro y fuera de los mundos que hemos creado. Es el espejo mágico que nos habla en símbolos e imágenes para que nos podamos comprender y tomar mejores decisiones.

Y para satisfacer mi otra parte, la científica, me he embarcado en un grado en Psicología. La mente humana es fascinante y explorarla es una de mis pasiones. Amo a los pioneros en ese campo. Quizás a Carl Jung al que más, porque nos abrió los portales al inconsciente y a la sombra, pilar central de mi trabajo.

 

Margit Glassel

Compartir