Luna Nueva con Eclipse Solar en Cáncer

Hoy, martes a las 21:16 (hora española) tenemos la conjunción mensual del Sol y de la Luna esta vez a 10° 37’ 34 de Cáncer; el Nodo Norte está a 17 grados de Cáncer. Lo que significa que el reseteo brutal que induce un eclipse está relacionado con cómo nos nutrimos y nutrimos a otros y el equilibrio entre ello, cuales son nuestros límites sanos y que hacemos para protegerlos  y dónde arrastramos creencias heredados del clan y de los ancestros que no nos hacen ningún bien. Un eclipse es como un bautismo de sangre y fuego durante el cual nos arrastran violentamente, mientras preso por nuestros miedos nos resistimos, como una Virgen ante el acto del Amor con mayúscula que nos tiene preparado el universo sin que lo sepamos.  Nos arrastran y nos sumergen en el fuego purificador e infernal del abrazo entre el Sol y  la Luna, en el signo de la Gran Madre Primordial, en el primer signo de agua, nos arrastra a la fuente de la que todo surge para bien o para mal.

Si meditamos durante el eclipse, que  en España astrológicamente es a las 21:23 y, aunque invisible, cuya influencia se percibe energéticamente entre las 18:55 – 23:51, si meditamos o hacemos algún ritual podemos entregarnos voluntariamente a este morir y renacer que en sí mismo es el significado profundo de un bautismo. No es pertenecer al club de una religión, de unos elegidos o de un clan. Morimos al clan esta noche y renacemos a nosotros mismos, libres de dar y recibir lo que elijamos. Dejamos atrás las creencias introyectadas y olvidadas, lo que hemos tragado junto con la sopa que nos daba calor en un frío invierno. Nos arrancamos la piel y la quemamos con una fe absoluta en nuestro cuerpo y el poder regenerador de la Serpiente que yace oculto en nuestros genes; estuvo en nuestras células  incluso antes de que ella nos susurró  que el derecho de comer la Manzana e iniciar una aventura hacia abajo a la tierra, al cuerpo y  a lo femenino era nuestro, y el derecho al Conocimiento y hacernos adultos espiritualmente. Nos refugiamos en el clan, en la Madre después en el Padre, hasta que de repente nace un nuevo estado de consciencia en nosotros y somos libres, espiritualmente hablando, y asumimos la responsabilidad que implica esta Libertad. Ya no hay nadie a quién culpar, ni madre, ni padre, ni clan, ni sociedad, ni gobierno, ni pecado original, y lo más importante ni nosotros. No hay pecado, solo experiencia y aprendizaje.  En griego se tradujo este concepto por no dar en el blanco, por no apuntar bien y no dar en la diana. Somos hijos de la Gran Arquera, Artemis, estamos aprendiendo a disparar bien nuestras flechas. Si erramos, las recogemos y disparamos de nuevo. Cada vez seremos más proficientes.

 

Marte y Mercurio en Leo nos trasmiten su grandeza y nos animan a que nunca jamás nos creamos que somos pequeños, porque no lo somos, somos adultos y somos una Estrella que brilla con luz propia, nadie puede robar nuestra luz con creencias falsas, nadie puede extinguir nuestra antorcha y robar nuestras esmeraldas, y ya nadie puede quemarnos vivos por “llevar la marca de Caín”. Se terminó el tiempo para ello, los decretos limitantes del clan y del pasado se han pulverizado y sus cenizas se han perdido en el Eterno Vacío.

Y ante nuestra propia grandeza esencial, nos sentimos humildes, agradecidos y arropados, dispuestos a dar calor y luz, nutrir y ser nutridos por nuestros hermanos desde el júbilo, ya que la culpa y sus esbirros  han muerto.

Y Saturno y Plutón, con todo su poder, nos empujarán hacia adelante, haciendo de nuestros demonios el trampolín que nos impulsa a la siguiente etapa de evolución. No los rechazamos, ni a los demonios ni a los planetas,  sino los cabalgamos con dignidad como si fuera viento para nuestras alas y sostén para nuestras horas oscuras de dudas y  de soledad.

El eclipse de esta noche es el portal a esta Libertad. ¿Estás dispuesto a entrar y arrancarte tu vieja piel?

Y para los que queréis confeccionar la lista de aspiraciones os dejo los temas asociados con esta Luna Nueva en Cáncer super potente por la fuerza del eclipse que se manifestará plenamente en los próximos seis meses hasta el  eclipse lunar del 10 de enero del 2020 que será con la Luna Llena a 20 grados de Cáncer:

  • Las emociones, los cambios de humor, la consciencia de los propios sentimientos
  • La empatía, la compasión, darse cuenta de lo que le pasa al otro
  • El amor maternal, la ternura, el arropar y nutrir (se)
  • La vulnerabilidad, abrirse al otro, exponerse, la intimidad
  • La familia, los lazos, el clan, los vínculos
  • La infancia, lo que traemos, los condicionamientos
  • Nuevos comienzos, nutrirlos y protegerlos
  • La seguridad emocional, física, financiera, de supervivencia
  • El hogar, la casa, el refugio
  • La cueva, la espiritualidad, el refugio interior
  • La intuición, los instintos
  • La Luna y lo lunar
  • Las mujeres, lo femenino en nosotros.
  • La comida, el alimentarse

Lo negativo a trabajar sería:

El ser muy posesivo, dramático, victimista, apegado y carente, tener miedo al abandono y que no nos quieran, manipular emocionalmente y depender siempre del ayuda ajena, o por el contrario dar demasiado y crear dependencia.

 

© Margit Glassel


Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es. Mi enfoque es astrología evolutiva y mi trabajo se centra entre otras cosas en la integración de la sombra y descubrir los tesoros que se esconden en esa parte oculta de nuestro ser.

No os perdáis mis stories de instagram @glasselmargit, mis retos y mis updates astrológicos en mi facebook personal

 

Deja un comentario