Las tres conjunciones de Júpiter y Plutón del 2020—el Rey del Olimpo y el Señor de la Muerte.

Mientras el mundo está confinado y un pequeño Virus con Corona nos ha enseñado lo vulnerable que son las estructuras y nuestros cuerpos y mentes,  los grandes viajeros celestes continúan implacable con sus tránsitos por los cielos.

Movilizan, vibran, abren puertas y conceden oportunidades, dignos Reyes y Reinas del espacio interior y exterior. En Magia Planetaria los invocamos, establecemos un vínculo con las manifestaciones arquetípicas de sus mundos.

El 5 de abril a las 4:44 am (horario Madrid, España)  podemos sintonizarnos con la gloriosa conjunción entre Júpiter, el planeta que incrementa todo lo que toca, este falo cósmico, fértil y exagerado que en si es considerado el portador de fortunas y riquezas y Plutón, el Gran Señor de la Transmutación, Rey del inframundo y de los avernos, poseedor de grandes riquezas ocultas, exterminador y transformador, destructor de las estructuras existentes, ya obsoletas, con su reclamo de una purga absoluta.

Ambos se conjuntan  a 24°53 de Capricornio. Su última conjunción fue el 11 de diciembre, 2007, entonces a 28°23 de Sagitario. Se termina el último ciclo entre Júpiter y Plutón para dar paso a algo nuevo. Este algo nuevo tiene sus comienzos en Capricornio, el signo de las estructuras, el orden, la economía, los valores tradicionales, las leyes  y la política.

Plutón lleva desde 2008 en el signo y tengo la sensación que durante este 2020 nos toca repetir curso y gestionar esta crisis plutónica mejor de lo que  hemos gestionado la del 2008. Plutón saldrá en 2024 definitivamente del signo y esperemos que para entonces hayamos aprendido la lección y creado una base sólida para recibir las energías innovadoras  de su tránsito por Acuario y  de los cuales Saturno en Acuario nos dará un aperitivo ya en estos momentos. (Estoy preparando un post a parte sobre Saturno). Personalmente pienso que el famoso nuevo Eon que fue anunciado  por los ocultistas del siglo pasado empezará manifestarse visiblemente ante los ojos de la mayoría con la entrada de Plutón en Acuario.  Ya sabéis que el cambio de Era puede durar a veces largas décadas hasta que se genere una masa crítica en la consciencia colectiva lo suficientemente grande para que haya un cambio de verdad. En este caso estamos pasando de la era de Piscis a la Era de Acuario.  No hemos llegado todavía a esta masa crítica pero estamos en ello. Aun así hubo destellos y manifestaciones en movimientos y personas más visionarias en el último siglo que supieran ver y que fueran aplastados en su mayoría por la incredulidad del rebaño.

Este año empezó con la intensa conjunción de Saturno con Plutón en Enero debajo de la superficie, oculto, empezó a prepararse una nueva crisis.  Los planetas no tienen la “culpa” de lo que nos pasa, son simplemente puertas que se abren y que podemos usar para crecer o para perdernos en sus laberintos. Ha habido muchas luchas, intentos de cambiar las cosas, más de una revuelta y ahora la humanidad se enfrenta con algo inesperado que nos hace replantear muchísimas cosas de una forma colectiva y personal. Podría haber sido algo diferente pero nos toca esta manifestación de la realidad. La realidad es cuántica, no hay nada escrito (afortunadamente), se crea en cada momento y la manifestación de los astros puede tener muchísimas formas. Es como una red que se teje con muchas manos. Nosotros somos estas manos y siempre estamos a tiempo de cambiar el dibujo.

El potencial de la conjunción entre Júpiter y Plutón es el desarrollo de una Voluntad inquebrantable personal y societal. Es la Voluntad para un bien mayor, una abundancia que viene desde las entrañas, desde la transformación y empieza en lo personal. No puede haber una sociedad próspera si sus componentes se dejan poseer por compulsiones (Plutón) incrementadas (Júpiter) que  arrasan con el papel higiénico   Obviamente este hecho, que seguramente se recordará como anécdota de la pandemia,  es simbólico: es el miedo de enfrentarnos con nuestra propia mierda; el blanco papel nos la quita y la hace desaparecer para siempre en el retrete. Así que el Gran Benéfico, Júpiter, en su conjunción con Plutón, el señor del Hades y de las Sombras, nos brinda una perfecta oportunidad para entrar en las tierras desoladas de nuestra Sombra Personal y Colectiva de nuestros bajos instintos, fobias, compulsiones y luchas de poder; en sus paisajes podemos encontrarnos con nuestros propios demonios, escuchar sus voces y reclamos, aprender a tener una conversación con ellos y finalmente transfórmalos en aliados.

No solo hay cosas horribles en el Inconsciente, también hay tesoros. Y de hecho Plutón gobierna las minas, el oro oculto, y los tesoros escondidos. Es el dragón sentado sobre las riquezas del reino. Tal como están las cosas, no podremos evadirnos más. Nos tocará descender a las cavernas, armados con la antorcha de nuestra propia luz de la consciencia. Si esperamos que otros hagan el trabajo sucio, si culpabilizamos a lo de fuera, si denunciamos al vecino, o a otros países, estaremos perdidos en las tierras de los espectros.

Se dice que la primera conjunción es la más intensa, es el golpe inesperado, es el pico y el susto por no conocer bien el nueve Ente que se forma a partir de los dos planetas de una conjunción. Su efecto se puede notar días y a veces semanas  antes de que la conjunción sea exacta.

La primera conjunción del 5 de abril coincide con la energía de Saturno en Acuario a 0°55 grados y Marte a 3°40 del signo suficientemente cerca para vibrar con sus energías mezcladas: lo marcial con lo limitante, las decisiones proactivas con la disciplina y el autocontrol. Ambos son importantes porque son el bisturí que extirpará el tumor que ha crecido salvaje y oculto.

Seguimos practicando nuestros retos de Saturno…con ahínco, coraje y decisión. Saturno se ha convertido en el profeta del nuevo Eon, predicando solitario en sus desiertos, escuchado por pocos hasta que Marte con sus ejércitos le hizo de guardaespaldas.

La segunda conjunción entre Júpiter y Plutón será a 24°06  de Capricornio,  ambos retrógrados, el 30 de junio 2020. Esta segunda fase es la introspección, serán los días donde buscamos soluciones en nuestro interior para adaptarnos a lo que nos ha traído la primera fase. Es la recapitulación, la búsqueda de caminos nuevos en el fuero interno, el parar y digerir lo que en la primera fase no dio tiempo.

La tercera fase es la resolución, es el final del aprendizaje (ojalá) y la conclusión. Integramos lo aprendido y seguimos hacia adelante con nuevas herramientas, más empoderados, con las cicatrices cerradas pero sí visibles. La tercera conjunción entre Júpiter y Plutón será el 12 de noviembre 2020 a 22°51 de Capricornio.

Nos despedimos  de este ente formado por la conjunción, esta mezcla de energías expansivas y transformadoras,  hasta volverlo a encontrar en febrero del 2033 en Acuario.

¿Qué podemos hacer para canalizar bien la conjunción del 5 de abril?

Cuidar de los valores capricornianos en nuestra vida: la responsabilidad, el trabajo, el deber, nuestros valores y ética personal, el esfuerzo y la disciplina, la capacidad de estar solos, el ordenar, organizar. Ser prudentes y cautelosos. Escuchar a la voz de los que tienen experiencia y autoridad (Júpiter). Encontrar nuestra propia autoridad interna, responsable y madura. Tener fe en el proceso, en que somos hijos e hijas del Caos Creativo y fértil, en que somos una estrella con luz propia, que las transformaciones (Plutón) son para crecer (Júpiter) y que nacerá un nuevo orden que de algún modo la tierra está reclamando desde hace tiempo. La tierra respira mientras nosotros nos sofocamos y no hay suficientes respiradores para la raza humana.

Después de la peste vino el renacimiento. Y que no nos avergoncemos de nuestras lágrimas de pena por los muertos y por un mundo que se está derrumbando para reorganizarse de nuevo y de otra manera…como siempre lo ha hecho con o sin nosotros.

Conjuro a Palas Atenea, cuyo asteroide está en estrecha conjunción con Júpiter/Plutón, y que integró los poderes de la Medusa en su Ser. 

Conjuro a Palas Atenea para que su fuerza de estrategia, su capacidad para la civilización y el orden,

su inteligencia y sabiduría, su luz y su arte, su acción rápida y precisa,

se manifieste en nuestras psiques y en las de los que nos gobiernan, 

eliminando los velos de la ignorancia, de la cobardía, de la estupidez y de lo tosco.

Os mando un enorme abrazo y mucha luz y fuerza.

 

 

© Margit Glassel

 


Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es. Mi enfoque es astrología evolutiva y mi trabajo se centra entre otras cosas en la integración de la sombra y descubrir los tesoros que se esconden en esa parte oculta de nuestro ser.

En mi PATREON:

Video sobre la creación de sigilos aquí

Video sobre preguntas y dudas con los sigilos y una clase sobre el poder de la Palabra aquí

Pronto haré un live repasando los retos de Saturno en Instagram , lo anunciaré en mis redes.

 

No os perdáis mis stories de instagram @glasselmargit, mis retos y mis updates astrológicos en mi facebook personal

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

SUSCRÍBETE

Puedes subscribirte por E-mail a mis publicaciones de una forma segura, las recibirás  en tu buzón cada vez que publique nuevo contenido.

Si experimentas problemas con este formulario puedes suscribirte a través del que encontrarás  en el menú superior >  Suscripción por E-mail