Disfrutemos la temporada de Tauro que ya toca.

Hola amores, la temporada de Tauro no nos la podemos perder. No sé vosotros pero Aries ha sido muy cañero para mucha gente  con los dos eclipses y Quirón conjunto al Nodo Norte y más cositas.

Pero bueno, después de la lucha viene la calma.

Después de posiblemente sentirnos frustrados y  vulnerables, de asustarnos y  luego echarle valor, de traspasar ( aunque sea a trancas y barrancas) nuestros obstáculos y limitaciones, de dar pasos aunque hayan sido pequeños…

Por fin,   viene la época de Tauro con la entrada del Sol a este signo de Tierra Fija  el 19 de abril.

La tierra nos aportará estabilidad, concreción y realidad. La modalidad fija nos ayudará a anclarnos en el presente, en el cuerpo, en la constancia.

El hecho de que Tauro sea un signo de Venus nos enseñará como disfrutar en condiciones, ser más sensuales y sensoriales, descubrir los placeres ya presentes en nuestra vida, es decir,  ver lo bueno en nuestra realidad en lugar de estar siempre en la queja y la carencia. ¡ Qué cansino añorar la hierba verde del vecino! Pues el Taurito se queda en su campo y se zampa todo lo bueno que ahí crece. Así de simple. Viva la zona de confort, la buena, la que nos costó tanto  conseguir. Nos relajamos.

Ahora vamos a lo práctico: Haz una lista de todo  lo que puedes disfrutar en tu entorno y tus circunstancias.

Tauro ama la naturaleza pero no se priva tampoco de los placeres que nos ofrece  la cuidad: la cultura, el arte,   la música, los conciertos, los restaurantes y todo la oferta de un sinfín de cosas interesantes.

Y si no se nos ocurre nada, nada de nada que podemos disfrutar, pues nos queda mirar el cielo infinito y sentir el calorcito del Sol en nuestra piel y el sabor  del desayuno estemos donde estemos.

Búscate un sentido y concéntrate en él unos días. El mundo es rico en texturas, colores, sabores, olores, sonidos. No dividas tanto entre ruido y música, feo y bello. Explora el pulso de la cuidad, su aroma, su sonido, su ritmo, sus multitudes…Yo amo a las urbes, me encanta perderme en sus callejones y olfatear sus vibraciones y secretos.

Qué mísero es el mundo de la mente cuando nos hemos desconectado del cuerpo. Incluso cuando nos duele el cuerpo podemos meternos ahí y penetrar los matices energéticos de un lumbago, respirar y confiar en que algo se está reparando.

Quizás la potente conjunción entre Urano y Júpiter en Tauro nos puede abrir la puerta para que  encontremos nuevas formas (Urano) para disfrutar y expandir (Júpiter) lo bueno que ya  tenemos  (Tauro). 

Se nos escapa la vida y sus regalos por correr como pollos sin cabeza. Es hora de permitirnos el lujo de parar un poco y de mirar con nuevos ojos a “nuestro jardín”, nuestro Mándala.

Si quieres saber más sobre estos tránsitos y tu carta natal , escríbeme (contacto@margitglassel.com)  y concertamos una sesión.

Un abrazo enorme,

Margit

 

Deja un comentario

SUSCRÍBETE

Puedes subscribirte por E-mail a mis publicaciones de una forma segura, las recibirás  en tu buzón cada vez que publique nuevo contenido.