Capítulo 4. Capileira y las brujas.

⭐Desde el autobús, contemplo estos paisajes tan distintos a mis queridos Pirineos. Todas las casitas son blancas. La carretera es empinada, con muchas curvas, y me distraigo con los comentarios del conductor; parece un guía turístico. Me gusta ese acento tan relajante; suena dulce. Nos cuenta un montón de cosas. Casi me quedo frita y, de repente, veo un Buda azul escondido detrás de una sombrilla gris. ‘El pueblo de las brujas’, dice… e intento captar el ambiente haciendo fotos mirando por la ventana. La calle del hechizo, la casa de Hänsel y Gretel, una bruja removiendo un caldero. ¡¿ WTF?! ¡¿En serio?! ¿Qué está pasando? Entre sapos y escobas, pasamos por las calles estrechas de Soportujar.

⭐En el Pirineo, cerca de donde vivo, tenemos Las Paúles. Es cierto que hay un parque temático en honor a las veinticuatro brujas ahorcadas, pero no tiene nada que ver con esta exuberancia de alegre exposición brujeril. En Las Paules, podemos visitar el Museo de la Tortura, con los espeluznantes artilugios que utilizaban para sonsacar a nuestras ancestras sus ‘oscuros secretos’ (cabrones). Os dejo enlaces a los dos sitios con información y fotos por si queréis sumergiros en este pequeño mundo medieval: SoportujarLas Paúles (Os recuerdo que mis fotos son desde la ventana del autobús y he hecho lo que he podido).

⭐Anuncian la siguiente parada: Padre Eterno. Me dejo llevar. Me da paz.

⭐Piso el suelo de Capileira a 1457 metros de altitud. Un poco más alto que Las Paúles a 1431 m. Parece que a las brujas les gusta la altura. El pueblo me recibe con unas ráfagas de viento frío, lo que tomo por una buena señal. Le pido permiso a sus espíritus para poder entrar en sus dominios. Les entrego una ofrenda visualizada.

⭐La pareja propietaria de mi pequeño apartamento, “Las Chimeneas”, es muy amable. Otra cuevecita, solo para mí. Tiene terraza y tomando un té verde contemplo los tejados con sus chimeneas blancas y las montañas.

⭐Hoy es Luna Llena en Sagitario. Decido celebrarla en un pueblo fantasma que hay en la Sierra. Me pongo las botas y solo cojo el móvil. Me apetece ir ligera para recibir sus bendiciones.

Jueves 23 de mayo de 2024,

Margit

Deja un comentario

SUSCRÍBETE

Puedes subscribirte por E-mail a mis publicaciones de una forma segura, las recibirás  en tu buzón cada vez que publique nuevo contenido.